COLUMNAS DE ANEXINA – SEPARACIÓN MAGNÉTICA DE ESPERMATOZOIDES

La separación magnética consiste en una técnica mediante la que se pueden eliminar espermatozoides muertos o dañados antes de un tratamiento de reproducción asistida. Estos espermatozoides representan hasta el 90% en algunos casos y están muy relacionados con la baja calidad del semen o con la fragmentación de su ADN. De hecho, la apoptosis espermática o muerte celular programada es una de las causas más comunes de infertilidad en el varón.

Separando los espermatozoides defectuosos nos aseguramos que siempre se utilizarán los óptimos, mejorando las probabilidades de conseguir embarazo in vitro. Esta tecnología se ha demostrado como muy beneficiosa en los estudios en los que se compararon las tasa de embarazo de esta nueva técnica frente a las convencionales. En Clínica Fertia ofrecemos esta técnica desde principios de 2013.

El fundamento de la separación magnética es muy ingenioso. Consiste en adherir a los espermatozoides defectuosos, muertos o programados para morir, unas microesferas de metal con una capa de una sustancia llamada Anexina, que es una proteína con afinidad por los espermatozoides defectuosos. De esta forma, cuando se aplica un campo magnético serán retenidos los espermatozoides pegados a la Anexina y se podrán separar de los espermatozoides óptimos, que serán los que se utilicen en el tratamiento.

En Clínica Fertia apostamos por esta tecnología, como alternativa de éxito tanto en las parejas con factor masculino severo como en las que la infertilidad es de origen desconocido.