FUMAR AFECTA A LA FERTILIDAD MASCULINA Y FEMENINA

Existen numerosos estudios que alertan sobre el impacto del tabaco en la fertilidad. De forma general se puede concluir que el tabaco disminuye seriamente las posibilidades de concebir de la pareja, disminuyendo la calidad del semen. Además, el tabaco tiene importantes efectos negativos sobre la descendencia ya que afecta a la formación de las células germinales del feto, que serán las encargadas de formar los óvulos en las mujeres y los espermatozoides en los hombres.


El primer trimestre
del embarazo es crucial para el desarrollo de los órganos sexuales, ya que entre las semanas 6 y 8 de gestación se empiezan a diferenciar los testículos y los ovarios. Si algo va mal durante este periodo, como una concentración elevada de tabaco, podría influir en la funcionalidad de los testículos o los ovarios del feto, afectando a largo plazo al hijo.

En la actualidad, se conoce que una de cada ocho embarazadas es fumadora, número que se va reduciendo año a año. Por este motivo, se ha reconocido al tabaco como causante directo de pérdida de fertilidad en la pareja y en la sociedad en general. Los últimos trabajos publicados confirman que los mensajes de las cajetillas de tabaco no deben tratarse como una amenaza para dejar de fumar sino como una realidad contrastada.

En Clínica Fertia recomendamos abandonar el hábito antes de comenzar un tratamiento de fertilidad, y nunca fumar durante el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre que es cuando se produce la formación de los ovarios y testículos.