Clinica fertia

Estudio no invasivo de receptividad y microbioma endometrial

 

CLÍNICA fertia

Clínica Fertia Participa en el estudio del ERA y microbioma

El grupo del doctor Carlos Simón, la doctora Inmaculada Moreno y el doctor Felipe Vilella han puesto en marcha un estudio multicéntrico internacional en el que se estudia mediante la toma de líquido endometrial, el momento de receptividad endometrial y la flora bacteriana de la cavidad uterina mediante técnicas genéticas. En concreto, el estudio de la microbiota se realiza mediante secuenciación de las regiones hipervariables del gen que codifica para la subunidad 16S del RNA ribosomal, identificando así las bacterias hasta el nivel de género. Para de esta forma desarrollar una herramienta no invasiva que permita tanto el estudio de la receptividad endometrial como el análisis del microbioma endometrial. Así, poder desarrollar nuevas terapias que nos permitan implementar las posibilidades de éxito en pacientes que se someten a técnicas de reproducción asistida.

Clínica Fertia participa en este estudio multicéntrico y esta activamente involucrada en el estudio del endometrio para mejorar los resultados en pacientes infértiles. En el mundo hay involucrados 13 centros  dos de ellos en España y Clínica Fertia es uno de ellos.

El ser humano está colonizado por bacterias que suponen más de 10 veces el número total de células de nuestro organismo. A medida que avanza el conocimiento sobre el microbioma humano, más clara parece la influencia de éste sobre nuestra fisiología.

Hoy sabemos que el útero no es una cavidad estéril y que está dotado de una microbiota estable. Al igual que cambios en la microbiota se han relacionado con diversas patologías, es muy probable que cambios en la microbiota de la cavidad uterina se relacionen con nuestra salud reproductiva y puedan afectar a la probabilidad de gestación.

En 2016 el grupo de la doctora Inmaculada Moreno publicó un estudio en el que vieron como aquellas mujeres con una flora dominante en lactobacilos en cavidad uterina, por encima del 90% presentaba mejores tasas de implantación, gestación y recién nacido vivo, al compararlo con el grupo de mujeres que con endometrio receptivo, presentaban una población de lactobacilos por debajo del 90%.

Nuestro centro ha estudiado  la presencia de endometritis en mujeres con fallo de implantación y aborto de repetición desde 2014,  mediante el uso de técnicas de inmunohistoquímica que nos permiten detectar la presencia de células plasmáticas patognomónicas de esta entidad. Hemos visto que los casos en los que se consigue la curación de la endometritis mediante terapia antibiótica y uso de probióticos  mejoran de forma significativa las tasas de gestación en curso. Se piensa que cambios en la microbiota endometrial como  la disbiosis, son responsables de cambios en la población de células inmunes, concentración de anticuerpos y alteraciones de citoquinas relacionadas con la implantación embrionaria, que ocasionarán endometritis y se relacionan con peor éxito reproductivo.