Sangrado de implantación. ¿Qué es y cómo reconocerlo?

Aunque en un principio pueda causar preocupación, el sangrado de implantación puede ser una de las primeras señales de embarazo. Este leve sangrado, a menudo alerta a las mujeres que están tratando de quedarse embarazadas porque suele confundirse con el periodo.

Desde nuestra clínica de fertilidad hemos preparado este post para explicar en qué consiste el sangrado de implantación, a qué se debe y cómo podemos reconocerlo. Estar informadas y saber “escuchar” nuestro cuerpo es la mejor forma de evitar alertarnos.

¿Qué es el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación es un leve sangrado que se produce entre 10 y 14 días después de la concepción. Este leve sangrado es común, 3 de cada 10 mujeres lo experimentan y, en principio, no implica que haya ningún riesgo en el embarazo.

Ante todo, aclarar que no todas las mujeres experimentan el sangrado de implantación; de hecho, puede que a una misma mujer no le aparezca en todos sus embarazos.

¿Por qué se produce el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación se produce al adherirse el embrión en la pared del útero. Te explicamos brevemente el proceso:

  • La fecundación se produce cuando el espermatozoide penetra en el óvulo dando lugar al cigoto, en aproximadamente 72 horas, el cigoto se convierte en mórula (la segmentación del cigoto) y unos 4-5 días después ésta se convierte en blastocito.
  • El blastocito se desplazará desde las trompas de Falopio hacia el útero, dónde se adherirá al endometrio, la membrana mucosa que cubre el interior del útero, y permanecerá ahí el resto del embarazo. Es lo que conocemos como implantación embrionaria.
  • La implantación embrionaria es fundamental para el desarrollo del embrión porque permite que pueda recibir oxígeno y el aporte de nutrientes necesarios durante la primera etapa del embarazo.
  • Durante este proceso de adhesión suele producirse un rasgado ligero del endometrio y la ruptura de algunos vasos sanguíneos. Esto conlleva una ligera pérdida de sangre, que en un par de días puede ocasionar un leve sangrado al que denominamos sangrado de implantación.

El sangrado de implantación en algunas ocasiones no llega a producirse o pasa desapercibido y en otras es evidente. Muchas mujeres se alarman al verlo, pensando que están manchando porque algo no ha ido bien o confundiéndolo con el periodo. Pero el sangrado de implantación no es una mala señal, puede ser una de las primeras evidencias de embarazo y es inofensivo para la salud.

Por eso, desde Clínica Fertia queremos darte algunas claves que pueden ayudarte a identificar el sangrado de implantación y diferenciarlo de la menstruación.

¿Cómo reconocer el sangrado de implantación?

Es muy común que el sangrado de implantación se confunda con el periodo. Sus diferencias son, en muchas ocasiones, sutiles, por eso es importante prestarles especial atención a estos 4 aspectos:

  • El color: El sangrado de implantación suele tener más oscuro, tonos marrones en lugar de rojos intensos, y es algo que podemos apreciar a simple vista.
  • La cantidad: el flujo debe ser bastante menor al que se produce con la menstruación. En algunas ocasiones es muy reducido, apareciendo algunas gotas o una pequeña mancha de sangre.
  • La densidad: el sangrado de implantación suele ser más ligero y diluido que la menstruación.
  • La duración: suele durar entre 1 y 3 días. Suele ser más breve que un periodo habitual, nunca más de 5 días.

Durante el sangrado de implantación, si te realizas un test de embarazo puede que el resultado no sea fiable,  ya que suele ser pronto para detectar la hormona del embarazo o gonadotropina coriónica (hCG).

Son días en los que es recomendable prestar especial atención a tu cuerpo. Muchas mujeres también observan otros signos que pueden ayudar a identificar si se trata o no de un embarazo: hipersensibilidad en los pechos, náuseas, fatiga, cansancio, dolor de cabeza, aumento de la temperatura basal; pueden ser algunos de los primeros síntomas de embarazo.

Si el sangrado dura más de 4-5 días, es abundante y va acompañado de dolor abdominal severo es recomendable acudir a la clínica.

Si estás en la betaespera de un proceso de fiv, icsi, ovodonación, método ropa o cualquier otro tratamiento de reproducción queremos lanzarte un mensaje tranquilizador. Es importante no obsesionarte con los síntomas ya que, si bien es cierto que algunos pueden coincidir con los primeros síntomas del embarazo, muchos de ellos son provocados por la propia medicación. Intenta relajarte y disfrutar del proceso hasta el día de tu beta. Y recuerda que si lo necesitas puedes llamar a la clínica para aclarar cualquier pregunta o duda respecto a la medicación.

Si estás tratando de quedarte embarazada, te recomendamos acudir a Clínica Fertia y realizar una consulta preconcepcional, especialmente si padeces algún tipo de enfermedad como diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedades cardiovasculares; o si has tenido complicaciones en embarazos previos.

En esta primera consulta preconcepcional nuestro equipo comprobará vuestro estado de salud en general y os dará algunas pautas para lograr el embarazo y evitar riesgos y posibles complicaciones. Contacta con nosotros si tienes alguna duda o consulta, estamos aquí para ayudarte.