Síndrome de Asherman, ¿puede afectar a la fertilidad?

El Síndrome de Asherman fue descrito por primera vez en 1894, se trata de la presencia de adherencias en la cavidad uterina o a nivel del canal cervical.

Este síndrome puede provocar:

  • Amenorrea, ausencia del ciclo menstrual durante más de 6 meses.
  • Hipomenorrea, disminución del flujo menstrual, reducción de la cantidad o de la duración.
  • Dolor cíclico,
  • Infertilidad, aborto de repetición y anomalías en la placentación.

Su presencia en la población general varía entre 2,8% y un 45,5% según diversos estudios.

¿Cuál es la causa del síndrome de Asherman?

La causa más frecuente de este síndrome lo constituyen la dilatación y legrado por aborto incompleto, legrado postparto, o interrupción voluntaria de la gestación.

Si bien otro tipo de intervenciones a nivel uterino también pueden ocasionar adherencias como miomectomía (intervención quirúrgica para extirpar miomas uterinos), embolización de arterias uterinas (procedimiento para tratar miomas sin cirugía), radioterapia, histeroscopia con miomectomía múltiple o procesos infecciosos fundamentalmente tuberculosis genital.

Parece que hay una susceptibilidad individual que determina que algunas pacientes desarrollen adherencias y otras no.

Algunos autores apuntan a que podría deberse a una menor cantidad de células progenitores en un ambiente hipoestrogénico, o bien la presencia simultánea de infección que limitaría la capacidad de regeneración del tejido endometrial.

La sospecha de esta entidad se basa en la presencia de alteraciones menstruales o infertilidad tras un legrado o cirugía uterina.

¿Cómo saber si se padece el Síndrome de Asherman y cómo tratarlo?

El Síndrome de Asherman se diagnostica realizando una histeroscopia. Además, esta técnica nos permitirá evaluar la severidad del Síndrome y se podrá establecer un tratamiento.

La cirugía histeroscópica permite eliminar las adherencias y restaurar la normalidad de la cavidad uterina.

¿Cuáles son las complicaciones tras la cirugía histeroscópica?

Tras una cirugía histeroscópica para tratar el Síndrome de Asherman, la principal complicación es la recurrencia de las adherencias por lo que se recomienda realizar nueva histeroscopia de dos semanas a dos meses más tarde para su diagnóstico y tratamiento.

Para prevenir que vuelvan a aparecer adherencias en la cavidad uterina se emplean tratamientos hormonales, además de métodos mecánicos como la inserción tras la cirugía de un catéter de Folley y, aún más eficaz, un balón de Cook con forma triangular que se adapta a la cavidad con el fin de evitar nuevas adherencias.

Se han propuesto otros métodos como el uso de ácido hialurónico y otras barreras biológicas, pero sin eficacia probada.

¿Se puede curar el Síndrome de Asherman?

Tras la cirugía histeroscópica se restauran ciclos regulares en un 67-97% de los casos, aunque la mejor confirmación del éxito es el desarrollo posterior de una gestación a término (40-79,4%).

¿Qué ocurre si no se consigue regenerar el tejido endometrial tras el Síndrome de Asherman?

La presencia de Síndrome de Asherman aumenta el riesgo de determinadas patologías obstétricas como aborto, parto prematuro, placentación anómala, retraso de crecimiento, ruptura uterina… Por lo que los embarazos en pacientes con este síndrome son considerados de alto riesgo.

En ocasiones, no se consigue una adecuada regeneración del tejido endometrial, por lo que se han propuesto diversas terapias celulares para conseguir un desarrollo óptimo del mismo que permita la consecución de una gestación.

En nuestra Clínica de Fertilidad en Málaga hemos realizado con éxito terapia con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) en varios casos con Síndrome de Asherman severo.

¿Cómo se realiza la terapia con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) en pacientes con Síndrome de Asherman?

El PRP se obtiene mediante la centrifugación de una muestra de sangre de la paciente al objeto de conseguir un preparado con una concentración de plaquetas 4-5 veces mayor a lo normal. De esta manera, se minimiza el riesgo de transmisión de enfermedades, reacciones inmunes, etc porque se usa la sangre de la misma paciente, es decir, la paciente es a la vez donante y receptora.

Las plaquetas contienen gránulos ricos en factores de crecimiento y diversas citosinas que favorecen la reparación de los tejidos y que se vienen empleando con este fin en diversas áreas de la medicina como cirugía dental, ortopédica, dermatología, medicina estética.

Resultados tras el tratamiento con PRP para el Síndrome de Asherman

En Clínica Fertia hemos comprobado mediante histeroscopia la mejora del desarrollo en el tejido endometrial tras la terapia con PRP. También se ha comprobado la mejoría en la vascularización a nivel endometrial mediante estudio doppler.

Recientemente ha sido publicado un caso de Síndrome de Asherman severo tratado en nuestra clínica de fertilidad en Málaga mediante terapia PRP. Updates Surgery2020 Jun 8. doi: 10.1007/s13304-020-00828-0.

Una vez más los tratamientos personalizados y adaptados a las necesidades de cada paciente constituyen la clave de nuestros resultados. Nos esforzamos día a día por conocer todos los detalles de los casos de nuestras pacientes y los estudiamos con ahínco para poder establecer el tratamiento de fertilidad que las ayude a alcanzar su sueño de ser madres.

En tratamientos de fertilidad el tiempo es clave, si estáis intentando tener un bebé y no lográis el embarazo, desde Clínica Fertia os animamos a pedir vuestra primera consulta completamente gratuita. Estamos deseando conoceros.